Ribagorza también es cultura. Existen muchos lugares para visitar con una riqueza cultural excepcional.

El imperio romano queda reflejado en uno de los mayores descubrimientos en Aragón que es el poblado de Labitolosa perteneciente a la Puebla de Castro. El románico se manifiesta en diversidad de estilos y calidades, a lo largo del territorio.

El románico lombardo, siendo el mejor ejemplo Santa María de Obarra, el lombardismo, muy presente en las iglesias y ermitas del valle de Benasque, el románico jaqués, del que se impregna el Monasterio de Alaón en Sopeira y, por último la catedral de Roda de Isábena.

La Ribagorza también posee ejemplos del gótico en las iglesias de La Puebla de Castro y de Capella, y del gótico-renacentista siendo la obra más importante la basílica de La Peña de Graus.

Una atractiva ruta cultural la conforman los castillos desde Panillo hasta Montañana sin olvidar Perarrúa, Benabarre o Fantova.

No debes olvidarte de visitar Espacio Pirineos, el Museo de Historia y Tradiciones y el Museo de iconos en Graus, el Museo Juegos Tradicionales de Campo, el Parque temático de las Brujas de LaspaúlesPuente de MontañanaRoda de Isábena y Templo Budista de Panillo entre otros.

Los más peques de la familia también pueden disfrutar de la cultura y conocer los pueblos de Graus, Benabarre, Arén y Castejón de sos siguiendo unas pistas de una manera divertida.

Y por último, pero no menos importante, puedes observar las huellas de los dinosaurios en Arén, el cual tiene un extraordinario patrimonio paleontológico de importancia internacional.